La imagen movimiento-clases de G.Deleuze



... los caracteres que conservamos o por los cuales definimos el plano de inmanencia o el plano de materia. Son la misma cosa. Hemos visto las razones por las cuales eso me obligaba a hablar de plano de inmanencia. Es lo mismo, Bergson habla de un plano de la materia. Entonces siempre en este año con mi necesidad de tener esquemas (Deleuze se levanta y hace un esquema en el tablero), entonces mi plano de inmanencia: helo aquí. Podemos, o debemos, en el punto en que estamos, definirlo de tres maneras estrictamente equivalentes, puesto que finalmente eso alrededor de lo que giramos, en ese plano de inmanencia, es una serie de igualdades: imagen = movimiento = materia = luz. Retenemos tres caracteres fundamentales de ese plano de inmanencia o plano de materia. Primer carácter: el conjunto infinito de las imágenes-movimiento, en cuanto ellas reaccionan las unas sobre las otras, por todas sus caras y en todas sus partes. Este punto, lo considero agotado por nuestras dos sesiones precedentes. Segundo carácter: ese plano también es la colección de las líneas y las figuras de luz, líneas y figuras de luz se oponen a las líneas rígidas o figuras geométricas que todavía no existen. Y, en efecto, hemos visto que sobre ese plano de imágenes movimiento (todo eso es muy coherente) no puede ser asignado nada sólido, tanto como no se puede asignar una derecha y una izquierda, un arriba y un abajo. Colección de líneas de luz y de figuras de luz, entendemos que es otra cosa, absolutamente, lo que aparecerá más tarde como líneas rígidas, figuras geométricas, o cuerpos sólidos, y que vuelven a ese estatuto -que hemos visto- que Bergson da en frases que tienen aire de ser metáforas y que no lo son del todo, puesto que son también un guiño a la teoría de la relatividad, a saber, la idea sobre el plano de materia de que, finalmente, es exclusiva y únicamente luz: la materia es la luz. Sobre ese plano la luz no deja de difundirse, el plano ya no conoce arriba ni abajo, derecha ni izquierda, cuerpos sólidos, la luz sobre ese plano no deja de difundirse, es decir, de propagarse en todos los sentidos y todas las direcciones: la luz no conoce ni reflexión, ni refracción, es decir ninguna detención de ningún tipo. No deja de propagarse, ella difunde. Lo que nos permite, a nivel de ese segundo carácter, responder a una pregunta importante: ¿Cómo osa Bergson llamar "imagen" algo que no se presenta a nadie, es decir que no llega a ningún ojo, a ninguna conciencia puesto que no hay ningún ojo, no hay ninguna conciencia? O también puedo decir: hay tantos ojos como quieran, pero el ojo, en el sentido que ustedes pueden darle, es solo una imagen-movimiento entre otras, entonces no reúne ningún privilegio, entonces ¿por qué hablar de imagen? Porque el ojo está en las cosas, las imágenes son luz. Las imágenes son luz y esta luz no deja de propagarse exactamente como la imagen es movimiento, y el movimiento no deja de propagarse, es decir el movimiento recibido se transforma inmediatamente en movimiento de reacción, de movimiento de acción en movimiento de reacción, sistema de acción y de reacción. Puedo decir también, en ese momento, si el ojo está en las cosas -también hay un texto extremadamente bello de Bergson, que es: "si hay fotografía, la foto ya está tomada y sacada en las cosas"- en otros términos es un universo de imágenes, imágenes para nadie, luz para nadie. Esta luz no tiene necesidad de revelarse, Bergson dice, muy curiosamente, que no se revela puesto que no deja de difundir, de propagarse. Lo que implica que, sin duda, la luz solo se revelará en la medida en que sea detenida por una opacidad cualquiera. Pero sobre ese plano de inmanencia no hay todavía lugar para una opacidad cualquiera. Las cosas son luminosas, por eso mismo son movimiento, son líneas de luz, figuras de luz. En otros términos puedo muy bien decir, y hablar, de "percepciones", pero ¿en qué sentido? Yo diría que las cosas son percepciones, o que las imágenes son percepciones. ¿Quién percibe? Nadie. Las imágenes mismas, ¿qué perciben? Perciben exactamente ahí donde reciben el movimiento, y donde lo ejecutan, donde reaccionan al movimiento. Un átomo, en ese sentido, es solo un movimiento que, como tal, es percepción de todos los movimientos de los que sufre la influencia, y de todos los movimientos que ejerce como su propia influencia sobre los otros átomos. Yo diría, entonces, que cada imagen es percepción, no percepción de si misma, puesto que no hay cosas, sino que cada imagen-movimiento es percepción de todos los movimientos que actúan sobre ella y de todos los movimientos por los que ella actúa sobre las otras imágenes. En otros términos, yo diría de cada cosa que ella es una percepción total, diría de cada cosa que es -tomo una palabra un poco más técnica, pero que hace comprender mejor- cada cosa es una prehensión. Cada cosa es una imagen-movimiento que como tal prehende todos los movimientos que recibe y todos los movimientos que ejecuta. Eso quiere decir que, sobre el plano de inmanencia, solo hay líneas y figuras de luz. He aquí el segundo carácter. El primero era: el plano de inmanencia es el conjunto infinito de las imágenes-movimiento en cuanto varían las unas con relación a las otras, el segundo carácter es: la colección infinita, o el trazo infinito, de las líneas o figuras de luz. Tercer carácter, y es Anne Querien quien lo decía: no hay nada que hacer, no escaparás, es necesario introducir el tiempo. Es necesario no simplemente introducir el movimiento y la luz, es necesario introducir el tiempo, y yo decía si y no. Y después, porque es así como trabajamos, ahora es una intervención, luego tengo una carta de Anne Querien, más detallada sobre la manera como comprendía esto. Ella habría podido hacer la intervención oralmente... y después me he dicho que, evidentemente, ella tenía razón. Pues se plantea un problema en la carta respecto al texto de Bergson. en que medida se es infiel o se sigue siendo muy fiel a Bergson. creo que somos profundamente fieles a Bergson. Es una cuestión que puede interesar a algunos de ustedes, o al contrario no interesar a algunos otros que se despreocupan por saber si somos fieles o no a Bergson: a mi me interesa, me interesa moderadamente. Pero Anne Querien me hace la observación, lo veremos pero en el desarrollo. Creo que tiene razón cuando dice que sobre el plano de inmanencia, lo que es ya muy raro, porque lo que cuenta no es la palabra "plano" -veremos porque la palabra "plano"- evidentemente es necesario el tiempo. ¿Por qué? A menos que concibamos, según la vieja tradición, la luz como instantánea, por ejemplo según una tradición todavía cartesiana, hemos visto que ese no era el caso, que Bergson tiene en la cabeza su arreglo de cuentas con la relatividad de Einstein. Por arreglo de cuentas no entiendo un combate, no entiendo una puesta a punto entre la filosofía y la física. Luz y tiempo se implican. Aún más, según el primer carácter el plano de inmanencia es, el mismo, un conjunto infinito de movimientos, en ese sentido implica el tiempo como variable. Yo diría que el plano de inmanencia, no hay elección, implica necesariamente el tiempo. Implica necesariamente el tiempo como variable de los movimientos que se operan sobre él. "Sobre" hay que ponerlo entre comillas, porque de hecho no se distingue de los movimientos que se operan sobre el. en otros términos, es el tercer carácter de mi plano de inmanencia, es un bloque de espacio-tiempo, lo que plantea todo tipo de problemas. En el capítulo 2 de Materia y memoria, creíamos haberlo comprendido todo y recibimos un gran golpe pues Bergson, en la primera página del capítulo 2 de Materia y memoria, nos dice que el plano de la materia es un corte instantáneo en el devenir en general. ¿Cuál corte? no podemos impedir que lo haya dicho: es un corte instantáneo. Entonces parece rehusar la dimensión del tiempo, es un corte instantáneo del devenir. De golpe estamos molestos. Bueno, hay que convenir con la idea, vamos a verla más de cerca. Entonces buscamos, buscamos, decimos: ¿cómo se puede decir eso, eso ahí ya no funciona? Comprendan el problema: ¿cómo puede él decir que es un corte instantáneo, cuando nos acaba de explicar que el plano de materia era el conjunto de todas las imágenes-movimiento que varían las unas con relación a las otras? Esta variación y esta movilidad implican tiempo, entonces no es un corte instantáneo. Un corte instantáneo, por definición, es inmóvil, y todo el tiempo, Bergson, en todos los otros textos, Bergson liga muy precisamente instantaneidad e inmovilidad. Cuando habla de una vista instantánea sobre el movimiento, quiere decir una posición inmóvil. Entonces no puede querer decir es un corte instantáneo (sin embargo lo dice), en efecto, es un corte móvil, un corte móvil es un corte temporal, es un corte que comprende el tiempo. Es lo que llamábamos el año anterior una perspectiva -no espacial- sino una perspectiva temporal. Entonces el plano de inmanencia es un corte móvil, entonces implica el tiempo como variable del movimiento en el cual no puede ser instantáneo. No puede ser instantáneo, no tenemos elección. Afortunadamente, en el capítulo 3 en otro pasaje nos muestra que Bergson es más prudente, en el capítulo 3, nos dice que el plano de materia es un corte transversal del universal devenir. Nos dice que a este título es el lugar de paso de los movimientos recibidos y los emitidos; pero "lugar de paso de los movimientos recibidos y emitidos", solo puede tener un sentido: que eso implica el tiempo. Como la luz, como las líneas de luz y las figuras de luz implican el tiempo, entonces no es un corte instantáneo. ¿Por qué lo dice Bergson, al menos allí? Comprendan, insisto mucho sobre eso, porque es una manera de leer a los filósofos, cuando se escribe, cuando la gente escribe, tienen por lo menos un tema principal que varía: supongamos que a cada página correspondiera un tema principal y temas secundarios, cuando hago algo con mi tema principal, podría pasar rápidamente sobre los temas secundarios, no puedo decir todo a la vez, estoy obligado a emplear las comodidades de la expresión, entonces a pasar muy rápido sobre tal punto que no es mi tema principal. Si después se me dice: ah, pero tu has dicho esto y estás en contradicción, yo diría: no, no era contradicción, se trataba de ir rápido en ese momento. Ese es el caso, cuando dice: el plano de materia es un corte instantáneo del devenir, es justamente en una página en la que no se preocupa de lo que es el plano de materia, de hecho se preocupa de otra cosa, entonces podemos consentir con la idea de que va muy rápido. A veces esa no es una respuesta suficiente: va muy rápido, de acuerdo, pero dice: "corte instantáneo". Busquemos un poco más lejos. ¿En qué sentido el plano de materia implica y comporta necesariamente tiempo? Acabó de decirles cómo se confunde con los movimientos que se hacen sobre el, cómo se confunde con los movimientos que no cesan de intercambiarse y de propagarse sobre el, es decir con esta colección de imágenes-movimiento, podemos considerar una especie de movimiento de conjunto de todo el plano puesto que el es el conjunto infinito de todas las imágenes-movimiento. Un conjunto infinito, conjunto infinito y movimientos. Son los movimientos de traslación, traslación que implica desplazamientos sobre el plano, desplazamientos en el espacio. Ahora bien, Bergson tiene una gran idea que, aquí, no quiero comentar porque lo he comentado mucho el año anterior, y que va a ser fundamental para nosotros, entonces se las recuerdo, la resumo para quienes no están al corriente, es una idea muy clara. Olviden todo lo que precede, esta idea, consiste en decirnos esto: ustedes comprenden, un movimiento de traslación es un cambio de posición entre, digamos por el momento puesto que no puedo emplear otras palabras, entre "imágenes". Por ejemplo "a" llaga al punto "b". Un movimiento de traslación es un desplazamiento en el espacio. Hemos visto que al nivel en el que estamos del plano de inmanencia, los movimientos de traslación son difusiones, difusiones, propagaciones en todos los sentidos y en todas las direcciones. Son movimientos de traslación. Bergson tiene una idea muy simple que es como una especie de herencia de Aristóteles, es que el movimiento de traslación en el espacio no tiene su razón en sí -no voy a retomar todas las razones que tiene Bergson, poco importan, es necesario que ustedes comprendan este punto. Un movimiento de traslación en el espacio expresa siempre algo más profundo y de otra naturaleza: un movimiento de traslación en el espacio expresa siempre un cambio cualitativo, o una alteración. Una alteración es un cambio cualitativo. ¿Qué cambia cualitativamente? la respuesta de Bergson es muy precisa: la única "cosa" que puede cambiar cualitativamente, es decir que no deja de cambiar en función de su naturaleza, es lo que tendríamos que llamar "el todo". Solo un todo o el todo, poco importa, cambia y no deja de cambiar, su naturaleza es cambiar. Traducimos: un movimiento de traslación en el espacio expresa un cambio en el todo. La terminología es lo que hace falta que ustedes capten bien: ¿qué es el todo? ¿es algo que no hemos encontrado todavía? Afortunadamente lo hemos encontrado el año anterior, pero no la hemos encontrado del todo todavía. Cambios cualitativos, todo eso, mi plano de inmanencia, mi plano de materia, solo comprenden los movimientos de traslación en el espacio. No comprenden más que eso. Cambio cualitativo, ¿qué es eso? Lo que no deja de cambiar es el devenir, de acuerdo, no lo que deviene, no hay lo que deviene, hay el devenir. El devenir no deja de cambiar, es su definición, el devenir es el cambio cualitativo, el devenir es la alteración, muy bien, pero no sabemos lo que es eso, el devenir. He aquí que también es el todo. ¡Ah, bueno el devenir es el todo! Pero no sabemos lo que es el todo. Es interesante para nosotros puesto que no comprendemos nada, pero vemos, se comprenden tantas cosas antes de haber comprendido, al menos comprendemos que no hay que confundir "conjunto" y "todo". El plano de inmanencia es el conjunto infinito de las imágenes-movimiento, o si ustedes prefieren las figuras y las líneas de luz, bueno, de acuerdo. Pero sean los movimientos de traslación o los de ese conjunto infinito, sean los movimientos de traslación o sean las líneas y figuras de luz, ellas expresan algo que es de otra naturaleza: las alteraciones cualitativas y los cambios cualitativos en un todo supuesto, es decir en un devenir. En el todo-ahí tengo una serie de igualdades que nada tienen que ver con mis igualdades del todo de hace un momento, esas igualdades que dejo de lado y con las que actualmente no se que hacer son: todo=devenir=cambio cualitativo o alteración. Todo lo que Bergson nos dice de más, para guiarnos, sentimentalmente decimos que seguramente es algo muy importante lo que nos está diciendo, a saber: nos dice que, según él, los filósofos se han equivocado gravemente sobre la naturaleza del todo, y es porque no han comprendido lo que era el devenir, según él, a saber, que el todo es lo contrario de una totalidad cerrada, que una totalidad cerrada es siempre un conjunto pero no es un todo. El todo es lo contrario de lo que es cerrado, y que el todo es lo abierto. Y yo decía el año anterior cuando intentaba comentar esas tesis de Bergson, y pues bien es allí, me parece, donde tenemos el único punto en el que hay coincidencia, simplemente es un punto fundamental, entre Bergson y Heidegger. El único punto de semejanza entre Bergson y Heidegger, pero es un punto de talla, es haber hecho una filosofía de lo Abierto, con una gran "A", y la semejanza va muy lejos en ese momento porque, Heidegger dirá que el Ser es lo Abierto, y se reclamará en ese aspecto de dos grandes poetas Hölderlin y Rilke: gran ???? en ellos de lo abierto. Dirá que "el Ser es lo Abierto" implica también que el Ser sea el Tiempo. Y en Bergson el Todo es lo Abierto y lo Abierto o el Todo es el devenir, el universal devenir. Volvamos a eso de lo que teníamos derecho de hablar. No tenemos verdaderamente derecho de hablar de eso, no tenemos verdaderamente el derecho puesto que no sabemos de donde puede venir el devenir, el todo, ¿De dónde viene? Tenemos nuestro plano, no es difícil, se puede decir: si es verdad que el movimiento de traslación expresa siempre un cambio en un todo, un cambio cualitativo en un todo, en un todo que está abierto, va de si que el plano de inmanencia, el plano de la materia será un corte móvil de ese todo, o un corte móvil del universal devenir. Aún más, si retomo, si considero un conjunto de movimientos sobre el plano de inmanencia, que expresa un cambio en un todo, diría entonces que es una presentación, es un bloque. Y si considero otro conjunto de movimientos que expresan otro cambio, diría: es otro bloque. En otros términos mi plano de inmanencia no es separable de una multiplicidad de presentaciones, hacemos un progreso tan considerable que ya puedo cambiar mi esquema, es suficiente por hoy. Puedo decir que cada p´´, p´´´, es un bloque de espacio-tiempo, siendo cada uno de esos bloques un corte móvil, un corte temporal, ¿corte temporal cogido sobre qué? Y ¿de quien? Captura temporal cogida sobre lo que él llama un universal devenir. evidentemente eso será de naturaleza distinta a mis planos de inmanencia. Lo veremos. Digo entonces, y era el último punto en cuanto a los caracteres generales del plano de inmanencia: no solo es un conjunto infinito de imágenes-movimiento, no solo es una colección infinita de figuras de luz, también es una serie infinita de bloques de espacio-tiempo. Tenemos entonces una serie muy coherente: conjunto infinito de imágenes-movimiento que reaccionan las unas sobre las otras, colección infinita de líneas y de figuras de luz que no dejan de difundirse las unas en las otras, series infinitas de bloques de espacio-tiempo, que se consideran, cada uno de esos bloques de espacio-tiempo, como un corte móvil o un corte temporal del devenir universal. Bueno, en ese momento, queda la pregunta: ¿ser fieles a Bergson ya no se plantea? Evidentemente somos fieles. Este era el primer punto. Pregunta: Tengo una pregunta. Deleuze: ¡Dios mío! Continua la pregunta: con relación a Duración y simultaneidad. Deleuze: Respondo muy rápido porque, a mi modo de ver, no es una verdadera dificultad. En Duración y simultaneidad, una vez más, es una confrontación con la teoría de la relatividad. Allí él no se coloca sobre, o a nivel, de un plano de materia tal como acabamos de definirlo, un plano de imágenes y de movimiento. Se coloca sobre un plano donde coexisten las líneas rígidas o geométricas y las líneas de luz. Constata que la relatividad hace una inversión, que la teoría de la relatividad opera una inversión en cuanto a las relaciones entre los dos tipos de líneas. Y sobre eso insistiré mucho, a saber que la física pre-einsteniana consideraba que eran las líneas rígidas, o las figuras geométricas, tomo una palabra muy vaga, quienes dominaban a las líneas de luz, o determinaban el movimiento de las líneas de luz, la teoría de la relatividad hace una inversión absoluta y fundamental, a saber que son las líneas de luz y las ecuaciones establecibles entre esas líneas y figuras de luz las que van a determinar y dominarán la permanencia y la solidez de las líneas que se llaman rígidas y geométricas. Es únicamente sobre este aspecto que puedo traer e invocar Duración y simultaneidad. Sobre eso cuando me transporto a Materia y memoria, si añado: ¿cuál es el problema de Duración y simultaneidad? A mi modo de ver, Bergson acepta completamente la idea de un primado de las líneas de luz y de las figuras de luz, en ese sentido es einsteniano. Duración y simultaneidad es un drama, es el drama de un filósofo, los escritores también conocen sus dramas, el drama es un libro que... voy a contarles el drama de Duración y simultaneidad... el acepta completamente ese primer gran principio que saca de la relatividad; también acepta un segundo gran principio de la relatividad, a saber: la idea, la palabra no es de él, pero es lo que corresponde a los bloques de espacio-tiempo. También lo acepta. Y ¿por qué lo acepta? Él no es un idiota, sabe suficiente de matemáticas como para comprender la teoría de la relatividad, pero no pretende ser un genio en física ni en matemáticas, no pretende aportar algo nuevo ni en física ni en matemáticas, sino habría hecho matemáticas o física en lugar de hacer filosofía. Entonces no pretende discutir la teoría de la relatividad, no pretende decir: Einstein se equivoca, yo les voy a explicar porque. No necesita exagerar, no ha perdido la cabeza. Simplemente los lectores, cuando han leído Duración y simultaneidad, han creído que Bergson discutía de la relatividad y encontraba que, literalmente, Eisntein estaba equivocado. Me dirán que no es difícil explicar a la gente que no era eso, no, cuando se ha hecho un libro que sufre un tal contra-sentido o que es acogido de esa manera, es tonto hacerlo. Para corregir habría que rehacer el libro, tendría que rehacerlo, y como de hecho, cuando uno se mezcla con esas cosas tiene ya otra cosa por hacer, no hay caso de rehacer el libro. Para Bergson era tonto, de ahí su rígida actitud: no solo, hasta su muerte, prohibió cualquier reedición de Duración y simultaneidad, lo que le confirma a la gente, lo que les confirma a todos los imbéciles su idea de que él mismo se ha dado cuenta de que se equivocaba, pero de hecho no es así: no estaba en condiciones de corregir un error generalizado de los lectores. No es posible corregir una mala comprensión. En ese momento hay que hacer otra cosa. Entonces estaba perdido, pues reaccionaba de hecho. Así pues, hasta su muerte y más allá de su muerte, puesto que su testamento es explícito, prohíbe hasta donde puede, es decir hasta que tenga herederos capaces de mantener su prohibición, él prohíbe cualquier reedición de Duración y simultaneidad... y solo recientemente ha podido ser publicado Duración y simultaneidad. Pero creo que esa no es una cuestión establecida, porque me parece que solo explico lo que supongo que paso. En fin es una hipótesis que presento, pues, para él, el problema era distinto. Era: yo acepto la teoría de la relatividad, mas aún es una de las figuras fundamentales de la ciencia moderna. Una vez más, él no estaba loco, no iba a discutir con Einstein... cambio de cinta ... ... Einstein está en lo justo al concluir: no hay tiempo universal. ¿La teoría de la relatividad permite concluir en una teoría del tiempo real, una teoría del tiempo real según la cual no habría tiempo universal? Esta es la cuestión. La tesis de Bergson es muy simple, consiste en decir: ¡Atención! La teoría del tiempo real no es un asunto de la física, es un asunto de filosofía. ¿Qué quiere decir eso? Y la meta de Duración y simultaneidad, y es la única meta de Duración y simultaneidad, donde Bergson tiene necesidad de mostrar que integra completamente a Einstein, la única meta es decir: así como yo doy un paso hacia Einstein, es decir que no voy a discutir lo que él dice en física, porque diablos Einstein, el gran físico, cree posible hacer una filosofía que, cuando menos no es famosa. No solo no es famosa sino que presenta una tesis filosófica según la cual habría una multiplicidad irreductible del tiempo. Lo que Bergson intentará mostrar en Duración y simultaneidad, es que la idea de los bloques de espacio-tiempo, y aún de una serie infinita de bloques de espacio-tiempo, no impide la unicidad de un tiempo real concebido como devenir. En ese momento el libro deviene extremadamente claro. Y, una vez más, no estamos todavía a la medida de comprender esta historia de devenir. Pero lo que me interesa es haber fundamentado la idea de plano de inmanencia, o que los planos de inmanencia, de hecho el plano de inmanencia con su serie infinita de presentaciones, todos esos planos de inmanencia son cortes móviles de un universal devenir. Entonces tu objeción es muy justa si nos atenemos a Duración y simultaneidad, pero en Duración y simultaneidad, no se trata del todo del plano de la materia tal como lo entiende Bergson, se trata de un plano donde -seguramente hay materia-, hay luz, pero también hay eso que por ahora no tenemos: las figuras rígidas, los sólidos, entonces vamos a ver, para nosotros, a nivel de Materia y memoria, como sea que no plantea ese problema, nosotros vamos a plantearlo, hay muchas cosas por hacer. Llenar los agujeros que ha dejado es ser fiel a él, o yo no se que lo sería. En el punto en el que estamos, va a ser preciso dar cuenta de la formación de líneas geométricas, no puedo darmelas, no las tengo. A este nivel solo tengo líneas de luz, al contrario en Duración y simultaneidad en el capítulo al cual haces alusión no es un capítulo de filosofía es un capítulo de física, él se da los dos a la vez. No se pregunta de donde vienen las líneas de luz y de donde vienen las líneas geométricas: están allí. Hay una parte de líneas geométricas, hay otra parte de líneas de luz que están en una relación enunciable. Anne Querrien: Yo estaría de acuerdo de cierta manera. Bergson tiene, de hecho, toda la razón en decir que es un corte instantáneo en el devenir, ???? ????, a condición de cambiar de geometría y volver a lo que te había contado sobre la geometría de las catedrales, es decir que para los obreros, que no conocían la geometría analítica o descriptiva en dos cortes, precisamente había un corte en el suelo a partir del cual se levantaba la catedral, y las dimensiones, seguían el movimiento que se hacía hacer a las piedras en la mayor elevación, las dimensiones del corte en el suelo eran variables. Había, entonces, un solo corte plano de un universo en tres dimensiones, ¿me sigues? Es otro tipo de geometría, justamente la de las relaciones entre las líneas de movimiento, y las líneas geométricas donde no hay conservación de las distancias. Entonces efectivamente solo hay un plano, que es un corte instantaneo. Desde el momento en que se plantea el devenir como existente, basta un solo corte instantáneo, no hay necesidad de tener treinta y seis cortes. Y eso tiene que ver totalmente con lo que contabas sobre el plano de consistencia. Deleuze: pero no, pero no. De una parte hay una cuestión de hechos. Bergson, él, lo necesita, no hay discusión, tiene p´, p´´, p´´´ etc... al infinito. Tiene eso, tiene esa pluralidad de presentaciones puesto que el plano de materia no deja de desplazarse al mismo tiempo que -lo veremos- porque sobre el plano de la materia también hay algo que no deja de desplazarse, y entonces todavía no hemos visto la materia. Entonces tiene esa necesidad. De otra parte, puesto que tu dices que el plano de materia es necesariamente un bloque de espacio-tiempo... Anne Querrien: Digo que es una representación. Podemos elegir representar eso en las dimensiones del espacio y del tiempo porque son las que más se han trabajado en matemáticas aplicadas. Pero se podría muy bien imaginar que lo sea en dimensiones que yo no conozco. Pero dado que se toman esas dimensiones, se puede tener una sucesión de planos como los que nombras, pero también es concebible un corte instantáneo que sería una especie de cristalización, en fin las dos cosas no serían contradictorias. Podemos decir, a la vez, que el plano es un corte instantáneo del devenir, y decir de otra parte también que hay series de bloques espacio-temporales... Deleuze: Si tu haces cristalizar todas las presentaciones del plano de materia, habría una dificultad, me parece, y es que, en ese momento, ¿qué va a impedirte confundirlo con el todo? Anne: Efectivamente ese es el riesgo. El todo, en su forma habitual, sería eso, si, eso puede hacerse. Deleuze: (risas) puede hacerse, pero entonces eres infiel a Bergson. No es grave, pero sería otro sistema... respuesta a Richard: el devenir universal y el tiempo impersonal son iguales. Entonces todo va bien, ven ustedes, sobre eso progresamos rápido, yo diría, sostengo, y todo el mundo está de acuerdo en que, al menos, son posibles series de esos bloques de espacio-tiempo. Digo: retengamos uno, volvamos a "p", me coloco en el caso simple, lo que ya es bastante complicado ¿qué puede pasar? ¿qué puede suceder? Porque ¡estamos arrinconados! Estamos tan arrinconados que somos incapaces de comprender lo que son esas historias de Todo, de Devenir, que nos remiten a un elemento distinto que el plano de materia. Nos preguntamos ¿que puede pasar sobre el plano de materia así definido, es decir definido por las tres definiciones, las tres características precedentes? La respuesta de Bergson es una respuesta que nos deja completamente asombrados, porque, una vez más, son cosas que se ven únicamente en Materia y memoria, dice: nada difícil, imaginen que en ciertos puntos de ese plano de materia, de nuestro plano de inmanencia, surgiera ¿qué? Una vez más, no tengo derecho a recurrir a lo que sea que exceda el movimiento o la luz. ¿Mantiene él su promesa? Es tan bello, intentemos seguirlo, tan lejos como nos sea posible, él dice: la única cosa que puede llegar en todos esos recorridos de movimientos, de acciones y reacciones, son los intervalos, los intervalos de movimiento. No se da nada distinto al movimiento. Simplemente dice, en ciertos puntos de mi plano de inmanencia, va a haber un intervalo entre el movimiento recibido y el movimiento ejecutado. Átomos raros. Veremos como han podido formarse esas cosas, ¿átomos raros? Un intervalo entre -son las imágenes-movimiento, son imágenes-movimiento especieles. Imaginen imágenes-movimiento especieles atravesadas de un intervalo, intervalo entre el movimiento que recibe esta imagen y el movimiento que trasmite, en todos los sentidos. Pero, lo veremos, ¿es en todos los sentidos? Nada más que intervalos, o como él dice: las desviaciones. Es muy fuerte cuando dice: no me doy nada distinto al movimiento. ¿Qué es lo que me falta? Lo que me falta, les hablaba del movimiento, ahora les hablo y les digo: hay ciertas imágenes-movimiento, ¿por qué? No se nada todavía. Hay cierta imagen-movimiento que presenta un desvío entre el movimiento recibido y el movimiento ejecutado. Un intervalo de movimiento. Para definir el plano de la materia solo requiero de movimientos y de intervalos de movimiento. Por eso el año anterior, cuando me ocupaba más del cine, decía: hay al menos alguien, un gran hombre de cine, que ha dicho y ha hecho manifiestos sobre: para hacer el cine del porvenir solo requiero el movimiento y los intervalos de movimiento, y añadía: los intervalos de movimiento son aún más importantes que el movimiento; pero dadme los movimientos y los intervalos de movimiento, y ¿que les daría? El mundo como cine-ojo. Cine-ojo: es decir todas las teorías de Dziga Vertov, consisten y reposan exclusivamente sobre: las nociones de movimiento y de intervalos de movimiento. Y ¿qué es lo que Vertov estamaba hacer? Por razón o fuerza, el consideraba que hacia cine materialista, digno de la sociedad comunista por venir. y ese cine materialista demandaba únicamente movimientos e intervalos de movimiento. En este aspecto, eso no me asombra puesto que el primer capítulo de Materia y memoria, el primer capítulo me parece el texto más materialista del mundo. Entonces Bergson tiene tantas cosas que decir que enseguida va muy lejos, dice: ¿qué es ese intervalo de movimiento? Solo me doy la materia, ¿que serán las imágenes que en lugar de transmitir inmediatamente el movimiento recibido, son tales que hay un intervalo entre el movimiento recibido y el movimiento que devuelven? Démosle un nombre puesto que son imágenes muy especiales: son las imágenes vivientes. No olvidemos nuestra identidad que está completamente fundada y que continua: imagen=materia=movimiento etc... serán materias vivientes. Y en efecto ¿cómo se define un viviente por oposición a un no-viviente? un viviente se define por la existencia de un intervalo o de una desviación entre el movimiento recibido y el movimiento que devuelve, es decir el movimiento que ejecuta, eso es un viviente. Pero ¿qué es lo que hay de más viviente que lo viviente? Bergson sigue derecho, puesto que se reserva para más tarde el estudio de lo viviente, para otro libro. Lo que ahora le interesa, en Materia y memoria, es llegar lo más rápido posible a una materia viviente que es la expresión más avanzada, la más compleja de la desviación o del intervalo, a saber: ¡el cerebro! Se dirije enseguida a un grado muy complejo de elaboración de la materia viviente. Dice: ¿que es un cerebro? Un cerebro es materia, de acuerdo, no vamos a creer que hay imágenes en el cerebro, el cerebro es una imagen entre otras, es una imagen-movimiento. Es como todo, es una imagen-movimiento, simplemente es una imagen-movimiento muy especial, es una imagen-movimiento que presenta el máximo de desviación entre el movimiento recibido y el movimiento ejecutado. ¿Qué permite un cerebro? En otros términos un cerebro es nada, es nada, es una desviación, un intervalo. Simplemente es un intervalo que cuenta, porque ¿qué pasa cuando hay un intervalo entre el movimiento recibido y el movimiento ejecutado? Pasan dos cosas: el ese momento la imagen es, literalmente, descuartizada, las imágenes vivientes son imágenes descuartizadas. Llamo imagen descuartizada a una imagen que presenta un intervalo entre el movimiento recibido y el movimiento ejecutado. ¿Qué implica eso? Implica dos cosas que van a ser fantásticas, que van a ser la eclosión de lo nuevo, aún si no se comprende ni cómo ni por qué. Rara toda esta historia: ¿para qué bastaba un intervalo entre dos? Para que la acción sufrida sea fijada y aislada. Aislada y fijada, si, aislada del resto de la imágenes-movimiento. Me dirán: siempre muchas actúan sobre una imagen-movimiento. Sí, muchas actúan, pero cuando me encuentro frente a la imagen privilegiada en intervalo, ella va a estar en capacidad de aislar una acción principal. Veremos por qué. En otras palabras, llega a aislar la acción que sufre, lo que era imposible para las otras imágenes sobre el plano de inmanencia, y aún en preceder la acción que sufre. Y de otro lado, pues hay desviación, la reacción que produce, la reacción que ejecuta, la acción que retransmite, ¿de qué va a ser capaz? Gracias a la desviación, gracias al retardo, ven ustedes que hay anticipación sobre una cara: aisló la acción que sufro y la anticipo, sobre la otra cara hay retardo, la desviación es una acción retardada. El intervalo me da un poco de tiempo, ¿por qué? En lugar de que mi reacción sea la retransmisión de la acción sufrida o la propagación de la acción sufrida, sucede como si las imágenes vivientes fueran capaces de producir acciones retardadas, es decir acciones nuevas con relación a las influencias y a la acción sufrida, acciones que no derivan inmediatamente de la acción sufrida. De un lado acción sufrida y anticipada, de otro lado acción retardada y entonces nueva con relación a la acción sufrida. En esto reconocen ustedes a los vivientes, y de preferencia a los vivientes cerebrales, dotados de cerebro. Nos bastaría el intervalo. Vertov y Bergson un mismo combate. Pero nosotros tenemos necesidad de un poco más. Y eso se vuelve absolutamente fácil, prolonguemos un poco. Decimos: por lo menos exagera al saltar enseguida al cerebro. Vamos a intentar decir lo que pasa antes: vamos a imaginar una historia que es la historia de la tierra, en ese momento tomamos un libro sobre los orígenes de la vida, decimos: sobre el plano de inmanencia... eso no se les ha escapado: mi aparición de los intervalos con sus dos aspectos: desde que las imágenes-movimiento aparecen, que desvían el movimiento recibido y el movimiento ejecutado, es decir aísla la acción sufrida y la anticipa, de otra parte retarda la acción ejecutada y entonces produce lo nuevo, desde que eso aparece puedo decir que doy cuenta de esas imágenes especiales desde el punto de vista sobre el plano de inmanencia, ¿de cuál punto de vista? Del punto de vista del primer carácter del plano de inmanencia, a saber: conjunto infinito de imágenes-movimiento reaccionando las unas sobre las otras, aparecen sobre ese plano imágenes muy especiales que se llamarán imágenes vivientes o de materia viviente y que presentan un intervalo de movimiento, ¿de acuerdo? Bueno. El rigor exige que diga lo que pasa, si bien todos esos puntos de vista están ligados, desde el punto de vista del segundo carácter del plano de inmanencia, que era: difusión de la luz y propagación de líneas y figuras de luz pura, ¿qué pasa aquí? Es necesario que encuentre algo correspondiente, ¿comprenden ustedes? Que pueda decir: bien éste es el equivalente del intervalo. El intervalo era, en términos de movimiento, intervalo de movimiento. Pero la historia del movimiento era el primer carácter del plano, el segundo carácter del plano es la luz y su propagación, su difusión, ¿qué pasa desde ese punto de vista? ¿qué son las imágenes vivientes? Mis imágenes luminosas de hace un momento, antes de que hiciera intervenir las imágenes especiales, descuartizadas, de pequeña o gran desviación, ¿qué pasaba por mis figuras de luz? Difusión, propagación en todos los sentidos y en todas las direcciones. Cada imagen era luminosa en sí-misma, no recibía luz de todas las otras. No había una conciencia que viniera a esclarecerla desde afuera, no tenían necesidad: las cosas eran luminosas en sí mismas puesto que erán imágenes de luz. Simplemente esta luz no era revelada porque no tenía que ser revelada ¿por qué habría de ser revelada? ¿a quién? Es porque hay plenitud de referencias... Yo hablaba de un arreglo de cuentas con Einstein, pero también hay un arreglo de cuentas con el antiguo testamento. Bergson era judío, su historia es muy complicada, se convierte al catolicismo a final de su vida, pero el lo mantiene en secreto porque era el momento de Hitler, entonces el quiere seguir pasando como judío, y lo seguía siendo muy profundamente, es una historia muy curiosa; y la relación de Bergson con el antiguo testamento es una relación fundamental, y también del bergsonismo: creo que en él, esta historia de luz está muy ligada a todo tipo de temas religiosos. Digo: está luz no había de revelarse, porque escucha el catecismo, o igualmente, escucha a los niños que dicen: pero antes de la luz ¿qué había? La respuesta de Bergson es: antes de la luz, pues había luz. No hay que hablar de antes de la luz, hay que hablar de: antes de que la luz fuera revelada. No es lo mismo, pues la difusión universal de la luz es el plano de inmanencia de todos los tiempos, vemos que es de todos los tiempos, aún antes de que haya la menor célula viviente... ¿Qué pasa? Bueno que aparecen imágenes luminosas especiales que yo llamo "imágenes vivientes", es la misma cosa, quiero decir: lo que el intervalo de movimiento es al movimiento, va a serlo a la luz. Ellas tienen una propiedad muy especial, son imágenes descuartizadas, van a detener la luz. Ellas solo van a tener un poder: van a reflejar la luz. Las imágenes vivientes van a reflejar la luz. Con mayor razón cuando esas imágenes tendrán un cerebro, o tendrán ojos, que serán fenómenos cada vez más complejos de reflexión de la luz. Lo que el intervalo de movimiento es al movimiento, la reflexión de la luz va a serlo a la luz. Es decir: van a recibir un rayo, van a llegar a aislar una línea de luz 8ese es el primer aspecto de la imagen-movimiento viviente) y segundo aspecto, van a reflejar la luz. En otras palabras, ¿que van a realizar? Van a realizar la foto, si hay foto, y a sacarla en las cosas de todos los tiempos. Simplemente la foto erá traslucida, dice Bergson. Habría que decir, literalmente, "trasparente": la foto era trasparente. La foto estaba en las cosas pero era trasparente, ¿qué le faltaba? Aquí el estilo de Bergson es un estilo grandioso: lo que faltaba era el detras de la placa, dice, y la placa no era otra cosa que cada imagen-movimiento. Ese detrás de la placa que faltaba era la pantalla negra. La pantalla negra necesaria para que la luz sea revelada. ¿Qué aportan, desde el punto de vista de la luz, las imágenes vivientes? La pantalla negra que faltaba. Unicamente la pantalla negra que faltaba. En otros términos ¿qué es sino la conciencia? En el límite ¿qué otra cosa que la conciencia? La conciencia es lo contrario de la luz, todos los filósofos han vivido con la idea de que la conciencia era una luz, pues no, lo que es luz es la materia, y pues la conciencia es la que revela la luz. ¿por qué? Porque la conciencia es la pantalla negra. La conciencia es la opacidad, que como tal va a llevar a la luz a revelarse, es decir a reflejarse. Entonces tenemos una inversión completa: no es la conciencia la que aclara las cosas, las cosas se aclaran ellas mismas, aclarándose ellas mismas, la luz no es revelada, una foto en las cosas es trasparente pero está allí: es necesaria la imagen viviente para proporcionar la pantalla negra sobre la cual la luz se choca al reflejarse. Y nosotros no somos otra cosa que eso. Hace un momento eramos intervalos entre movimientos y nada más, eramos pequeños intervalos. Y en adelante, no será mejor, es formidable como arreglo de cuentas con el hombre (risas). ¿Ustedes crean la luz? Pobre gente, son solo pantallas negras, solo opacidades en el mundo de la luz. ¿Que se quiere decir cuando se le reprocha a Bergson no haber conocido el inconsciente o haber ignorado el inconsciente? ¿Qué quieren que haga con el inconsciente, una vez dicho que la manera como definía la conciencia era la opacidad pura, la opacidad bruta? Verdaderamente no tenía necesidad del inconsciente. ¿Qué haría con eso? Ya ha puesto todo lo que faltaba en la conciencia, entonces... bueno, eso funciona. Ese es el segundo carácter de esas imágenes cerebrales, cerebralizadas. Esto es de un alto nivel de complejidad. Esto está fuertemente bien hecho, ven que los dos se hacen eco. Acción sufrida que era aislada, acción retardada que, entonces, era novedad, y después: líneas de luz aisladas y líneas de luz reflejadas, eso va. De hecho la pantalla negra, desde el punto de vista de la luz y el intervalo, desde el punto de vista del movimiento, se corresponden. Yo plantearía, en fin, una tercera cuestión, es muy simple: puesto que mi plano de inmanencia tiene un tercer carácter que es el ser un corte móvil, un corte móvil del universal devenir, desde ese tercer punto de vista ¿qué van a aportar las imágenes especiales, imágenes o materias vivientes? Cómo no hemos visto las historias del universal devenir, solo puedo responder una cosa que pueden aportar, ¿qué es? Tenemos el derecho de suponer que esas imágenes vivientes estarán con el universal devenir -del que el plano de inmanencia, del que el plano de materia es un corte móvil-, bien, esas imágenes especiales estarán con este universal devenir en una relación muy particular, en una relación privilegiada. No puedo decir más. No serán como el plano que, sin embargo, las contiene, esas imágenes vivientes no serán simples cortes móviles del universal devenir, tendrán una relación más íntima con el universal devenir, pero ¿cuál? No sabemos nada. Dejemos eso de lado, no podemos, no tenemos los medios, y pues, no estamos urgidos. Podríamos decir: exagerá, ¡enseguida se da el cerebro! Se lo da maravillosamente porque analiza el cerebro como materia. Muestra muy bien, en el primer capítulo, cómo el cerebro, finalmente, es solo una materia capaz de detener la acción sufrida, de aplazar la acción sufrida, eso lo muestra de maravilla, con todas las relaciones, haciendo un breve análisis, pero muy bello, del cerebro y de la médula espinal. Muy bello, no hay nada que retocar. Me parece que todas las teorías del cerebro, hoy en día, insisten enormemente sobre eso. No es un conjunto de cosas que se tocan, es muy curioso, los biólogos actuales del cerebro, han hablado por mucho tiempo de todo tipo de cosas que se tocaban, que se tenían en el cerebro, que se ponían en contacto, hoy en día los asuntos del contacto a nivel de los fenómenos intra-cerebrales ya no es la tendencia. Hablan todo el tiempo de cosas que saltan, de acciones que hacen saltos, de un punto a otro. Creo que los textos de Bergson tenderían muy bien a las concepciones actuales. Pero en mi propósito de añadir una pequeña cosa, diría: todo eso no era posible cuando el plano de inmanencia estaba muy caliente, es decir líneas de luz, todo eso era caliente. el plano de inmanencia estaba antes muy caliente, muy, muy caliente. de hecho caliente. eso no tiene aire de nada, pero si ustedes se refieren a cualquier libro bien hecho sobre el origen de la vida, ustedes aprenderán que la vida no podría aparecer sin ciertas condiciones de calor extremas. Aún más que las materias que prepararían la vida no podían aparecer en tales condiciones, por simples que fueran, y sin embargo no eran simples. Se necesitaba algo así como una perdida de calor. De donde le ha venido, eso me supera. Pero, en fin, no debo ser el único... es necesario suponer que sobre mi plano de inmanencia se produce un enfriamiento. Evidentemente uno está molesto, ¿de dónde viene ese enfriamiento? Puedo dar cuenta de su calor, que se hace caliente e hirviente con mis líneas de luz, eso lo explica. Pero el enfriamiento... pensaré, de aquí al próximo año, podemos siempre encontrar una razón, si alguien encuentra una. No se puede encontrar una razón que invoque un exterior del plano de inmanencia. La única salida sería mostrar que hay en el plano de inmanencia que ha cortado, un corte móvil del universal devenir, un corte de tal manera que el efecto sea el enfriamiento del plano... no es la tarta la que muestra eso, y no tiene ninguna importancia, eso no cambiará nada. Supongamos que se ha mostrado esto: que eso se enfriaba. Entonces ha comenzado el universal movimiento, la universal variación de las imágenes-movimiento, el universal chapoteo de las imágenes-movimiento. Con el enfriamiento han comenzado a formarse imágenes-movimiento, que estaban muy lejos de lo viviente, pero que eran ya un poco raras. Y su rareza, todo el mundo es unánime, todos los sabios son unánimes al decirlo: no podían aparecer mientras la tierra estaba muy caliente, pues, ustedes ya lo han comprendido, mi plano de inmanencia no es solo la tierra, es el universo. No podían aparecer mientras la tierra estaba muy caliente, ¿qué es eso? Son esos materiales muy especiales, hablo siempre en términos de imágenes y de materia, esas imágenes o esas materias muy especiales, que todavía no son vivientes y que tienen la propiedad de girar el plano de polarización de la luz hacía lo que se llamará una derecha y una izquierda. Y que son las sustancias llamadas dextrógiras o levógiras. Las materias dextrógiras hacen girar el plano de polarización de la luz hacía la derecha, como lo indica su nombre, y las levógiras lo hacen girar hacía la izquierda. Eso no podía aparecer cuando la tierra estaba muy caliente, esta bien. Con materias similares tengo la constitución de la derecha y la izquierda. Derecha e izquierda no pueden definirse sin referencia a ... fin de la cinta... Tenemos mi plano de inmanencia y lo que se llama la sopa pre-biótica, una vasta sopa pre-biótica. Decimos todavía: hay que concebir micro-intervalos en la sopa pre-biótica. Esta formula debe volver todo muy claro. Cuando digo micro-intervalos, son sustancias muy curiosas. Pero cuando aparecen las sustancias vivientes más simples, las más rudimentarias, los micro-intervalos se confirman. (Intervención: hay ojos en el caldo, estallido general de risas, Deleuze dice: muy espiritual, y estalla a reír). Entonces hay micro-intervalos, y después toda la evolución de la vida, y eso no lo desarrollará Bergson, el tiene otras cosas que hacer en la Evolución creadora, pero habría que percibir el ascenso a partir de los micro-intervalos, de las sustancias dextrógiras y levógiras, a partir de ellas el ascenso hasta los micro-intervalos, asignables en el tiempo. Y porque se tenía necesidad de poner el tiempo en nuestro plano de inmanencia, ¿ustedes comprenden? En nuestro plano de inmanencia, en nuestro plano de materia, la noción misma de intervalo, si no se dan el tiempo, se dan una pura pantalla espacial, y será necesario que está pantalla espacial sea un intervalo temporal. Anne Querrien: intervención sobre el corte y la temperatura, las otras dimensiones posibles (inaudible). Deleuze: La temperatura, estaba cogida en la luz, entonces no puedes reflejarla en el devenir sino bajo otra forma. Te son necesarias dos temperaturas como en Malenbranche: una temperatura temperaturante y una temperatura temperaturada. No hemos terminado. Sobre eso intento ir más rápido. Entonces ven ustedes que la evolución podría ser concebida como la afirmación evolutiva y progresiva de lo que, también, puedo llamar los intervalos de movimiento, las pantallas negras o reflexiones de la luz, o las relaciones privilegiadas de expresión con el universal devenir, ¿qué pasa? En adelante tenemos esas imágenes especiales. Vamos a llamarlas como, para mostrar que no se introducen otras distintas a la imagen-movimiento, del movimiento o de la luz. Solo hemos introducido el intervalo del movimiento, y la pantalla negra, es decir, literalmente nada. Las llamaremos: centros de indeterminación. Es muy importante, son pura indeterminación puesto que consisten en impedir que el movimiento recibido se prolongue en movimiento ejecutado, consiste en impedir que la luz difunda en todos los sentidos y en todas las direcciones. Pero no tiene ninguna determinación en si misma, detiene el movimiento, retarda el movimiento, refleja la luz, todo eso. Las imágenes vivientes y cerebralizadas, es decir del corte: nosotros hemos nacido a partir de esas cosas pre-bióticas, las sustancias dextrógiras y levógiras. En fin, hemos nacido, cada uno de ustedes está sobre ese plano, pero ¿en qué estado? ¡Dios mio! En el estado de pantalla negra, es decir lo mejor de ustedes, en estado de intervalo de movimiento, y cada uno de ustedes lo es. ¿Cómo se distinguen los unos de los otros? Evidentemente ustedes no reciben los mismos movimientos, ustedes no ejecutan los mismos movimientos, no reflejan los mismos rayos de luz: cada uno talla su mundo sobre el plano de inmanencia. Si bien que si tomo uno de esos ???? ustedes no están más determinados los unos que los otros, solo tienen centros de indeterminación. Y si ustedes pudieran permanecer, sin duda sería... hay caerían periódicamente. Podemos considerar, entonces sería como una terapéutica, ciertas enfermedades como retornos al estado de centro de indeterminación. De hecho esas enfermedades son conquistas prodigiosas, son el tercer género de conocimiento de Espinoza, el retorno al plano de inmanencia. Si bien el solo hecho de conocer un tal bien debe servir para curar de esos estados en los que algunos se bañan. ¿Cómo pasa eso? Tengo un centro de indeterminación, pasan tres cosas. Preciso: que sigan siendo tres, no es mi culpa, y no tiene ninguna importancia, y no corresponde del todo a los tres caracteres precedentes. Lo hemos visto, pero no teniamos las bases suficientes, ahora se debería llegar a comprender. Primera cosa que llega en función de ese centro de indeterminación, es decir de esta imagen-movimiento muy especial. A su elección, dirán: una acción es aislada de todas las otras acciones. Esta imagen-movimiento muy especial, es como si hubiese especializado una de sus caras. No es como si. Ustedes recuerdan el estatuto de las imágenes-movimiento puras de las que hemos partido, ellas reciben acciones y ejecutan reacciones, es decir: sufren las variaciones sobre todas sus caras y en todas sus partes. Por eso tengo que insistir todo el tiempo sobre ese texto de Bergson: sobre todas sus caras y en todas sus partes. Esas imágenes especiales, esos centros de indeterminación, sucede como si, ahora, ellas hubiesen delegado una cara a la recepción, por eso supone ya la distinción de la derecha, de la izquierda. Un paréntesis para algo que he olvidado: ya a nivel de la sopa pre-biótica se comienza, no ha tener sólidos, sino a tender hacía una elaboración de sólidos, y el camino de lo viviente, y la constitución de las cosas en sólidos, eso no va a ser más que un, va a ser un camino de hecho hacía la simultaneidad. Pero entonces ese no es más, del todo, el estado de las imágenes-movimiento que actúan y reaccionan sobre todas sus caras y en todas sus partes, esas imágenes privilegiadas, esas imágenes vivientes han especializado una de sus caras para la recepción. No reciben acción, no solo sobre esta cara, pero tienen una cara capaz de aislar las acciones que recibe. Entonces tienen una cara privilegiada de recepción. (Dibujo: la imagen, de un lado la pantalla ha especializado una de sus caras a la recepción). De acuerdo es atacada sobre todas las otras caras por las acciones sufridas, eso no impide que tenga una cara receptiva privilegiada. Con la evolución de lo viviente, esta superficie, esta cara de recepción llevará los órganos de los sentidos. Con mayor razón con el desarrollo del rostro, los órganos de recepción se harán cada vez más especializados. Bueno, esa cara receptiva es muy importante puesto que, en efecto, permite aislar la acción sufrida, y anticipar sobre la acción sufrida, es decir aprender las acciones posibles. Pues, en efecto, con el desarrollo de los órganos de los sentidos se va a producir la recepción a distancia. En otros términos, gracias a esta primera cara especializada en la recepción, puedo decir: la imagen viviente percibe. ¿Qué será, entonces, una imagen-percepción? Una imagen-percepción será la imagen de una acción sufrida en tanto que aislada y aún adelantada, anticipada, por una imagen-movimiento especial que la recibe.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Bloques rizomáticos

Gilles y Félix

Mil mesetas

Bibliografía de Gilles Deleuze en castellano

DELEUZE, Gilles, Empirismo y Subjectividad (Madrid: Gedisa, 1981) tr. Hugo Acevedo. Prefacio de Oscar Masotta.
DELEUZE, Gilles, Nietzsche y la filosofia (Barcelona: Editorial Anagrama, 1971) tr. Carmen Artal.
DELEUZE, Gilles, La filosofía Crítica de Kant tr. Francisco Monge, en Deleuze, Spinoza, Kant, Nietzsche (Barcelona: Editorial Labor, 1974).
DELEUZE, Gilles, El Bergsonismo (Madrid: Ediciones Catédra, 1987) tr. Luis Ferrero Carracedo.
DELEUZE, Gilles, Presentacion de Sacher-Masoch (Madrid: Taurus, 1973) tr. A.M. García Martínez.
DELEUZE, Gilles, Diferencia y repetición (Gijón: Júcar Universidad, 1988) tr. Alberto Cardín. Introducción de Miguel Morey. Introducción traducida como "Repetición y Diferencia: Introducción" tr.F. Monge en Cuadernos Anagrama 1972.
DELEUZE, Gilles, Spinoza y el problema de la expresión (Barcelona: Muchnik Editores, 1975) tr. Horst Vogel.
DELEUZE, Gilles, Lógica del sentido (Barcelona: Barral, 1970) tr. Ángel Abad. Nueva traducción (Barcelona: Paidós, 1989) tr. Miguel Morey y Víctor Molina.
DELEUZE, Gilles, Spinoza, tr. Francisco Monge en Deleuze, Spinoza, Kant, Nietzsche (Barcelona: Editorial Labor, 1974).
DELEUZE, Gilles, Proust y los signos (Barcelona: Anagrama, 1972) tr. Francisco Monge.
DELEUZE, Gilles, in Foucault, "Theatrum Philosophicum," tr. F. Monge, in Cuadernos Anagrama 1972, p.41.
DELEUZE, Gilles, El Antiedipo (Barcelona: Barral, 1973) tr. Francisco Monge. Nueva edición en Ediciones Paidós S.A., Barcelona.
DELEUZE, Gilles, "Tres problemas de grupo" en Guattari, Psicoanálisis y transversalidad tr. Fernando Hugo Azcurra (México: Siglo XXI, 1976) pp.9-21.
DELEUZE, Gilles, "Los entelectuales y el poder" tr. Julia Varela and Fernando Álvarez-Uría en Foucault, Microfísica del poder (Madrid: La Piqueta, 1978), pp.77-86.
DELEUZE, Gilles, "Capitalismo y esquizofrenia" en Laura Forti, La oltra locura (Barcelona: Tusquets, 1976), pp.55-71.
DELEUZE, Gilles, Kafka: Por una literatura menor (Mexico: Ediciones Era, 1978) tr. Jorge Aguilar.
DELEUZE, Gilles, "Escritor no: un nuevo cartógrafo" en Liberación 6 (Dec. 30, 1984), pp.14-15.
DELEUZE, Gilles, Rizoma (Valencia: Pre-Textos, 1984) tr. Victor Navarro y C. Casillas.
DELEUZE, Gilles, Diálogos (Valencia: Pre-Textos, 1980) tr. José Vázquez Pérez.
DELEUZE, Gilles, Política y Psicoanálisis (Mexico: Ediciones Terra Nova, 1980) tr. Raymundo Mier.
DELEUZE, Gilles, "Nietzsche y San Pablo, Lawrence y Juan de Patmos" tr. Ernesto Hernández en El vampiro pasivo 12 (1994), p.21ff.
DELEUZE, Gilles, "Filosofía y memoria" tr. Libia Moez y Gerardo Ramírez en El vampiro pasivo 7-8, p.12.
DELEUZE, Gilles, con Félix Guattari, Mil mesetas (Valencia: Pre-Textos, 1988) tr. José Vázquez Pérez y Umbelena Larraceleta.
DELEUZE, Gilles, Spinoza: Filosofía práctica (Barcelona: Tusquets, 1984) tr. Antonio Escohotado.
DELEUZE, Gilles, La imagen-movimiento: Estudios sobre cine 1 (Barcelona: Paidós, 1984) tr. Irene Agoff.
DELEUZE, Gilles, La imagen-tiempo: Estudios sobre cine 2 (Barcelona: Paidós, 1986) tr. Irene Agoff.
DELEUZE, Gilles, Foucault (Barcelona: Paidós Studio, 1987) tr. José Vázquez Pérez. Prefacio de Miguel Morey.
DELEUZE, Gilles, El Pliegue: Leibniz y el barroco (Barcelona: Paidós, 1989) tr. José Vázquez Pérez y Umbelena Larraceleta.
DELEUZE, Gilles, Pericles y Verdi (Valencia: Pre-Textos, 1989) tr. Umbelena Larraceleta y José Vázquez Pérez.
DELEUZE, Gilles, "¿Qué es un dispositivo?" en Michel Foucault filosofo (Barcelona: Gedisa editorial, 1990) tr. Alberto Bixio.
DELEUZE, Gilles, Conversaciones (Valencia: Pre-Textos, 1995) tr. José Luis Pardo.
DELEUZE, Gilles, "Tener una idea en cine" tr. Jorge Terré en Archipiélago 22 (otoño 1995), pp.52-59.
DELEUZE, Gilles, ¿Qué es la filosofía? (Barcelona: Editorial Anagrama, 1993) tr. Thomas Kauf.
DELEUZE, Gilles, "Para Félix" en Archipiélago 17 (1994) tr. Angels Hernyo Campo [Jordi Terré].
DELEUZE, Gilles, Critica y Clínica (Barcelona: Editorial Anagrama, 1996) tr. Thomas Kauf.
DELEUZE, Gilles, La isla desierta y otros textos (1953-1974) pre-textos 2005
DELEUZE, Gilles, Dos regímenes de locos. Textos y entrevistas (1975-1995) pre-textos 2007